Nada es más sabroso para Sam, que poder probar con su lengua la preciosa chocha de la bella Candy, que no deja de gemir por el placer que está sintiendo entre sus piernas. Se nota que esta mujer se pone bien caliente con sus piernas abiertas entregándose porque quiere llegar al orgasmo, pero lo más seguro es que quiera que él la penetre con su polla más tarde para calentarle más la vagina. Se ponen bien calientes!

Comentarios cachondos