Este hombre sabe lo que tiene que hacer para ver a su morena feliz. Se la lleva para la cama y al tenerla desnuda frente a él, le chupa la concha y la deja sentir un montón de placer como el que nunca había imaginado. Le mete el dedo en el coño mientras le estimula el clítoris con la lengua ya sí la prepara para follarla con su pola. Ella se pone a gemir por sentir su coño tan caliente.

Comentarios cachondos